Actividades que debes hacer con tu pareja para no caer en la monotonía

Cosas que debes hacer con tu pareja al menos solo una vez

Pasar un día completo en la cama: Pidan comida a domicilio, coman en la cama, vean películas. No necesitan nada más sólo consentirse, abrazarse y disfrutar de la compañía del otro. Mejor aún si es en un día lluvioso.

Platicar toda la noche: Es súper común que, cuando apenas estás conociendo a tu pareja, no haya nada más bonito que destinar una noche entera para platicar, conocerse y contarse las experiencias más chistosas de su vida. ¡Lo adorarás!

Irse de viaje: Apartar un fin de semana para conocer algún pueblito o un destino enigmático, ¡es fundamental! La convivencia y las ganas de conocer las tradiciones de otro lugar provocará que construyan recuerdos preciosos en torno a su relación. ¡Inténtenlo!

Comer en la cama: ¡Sí! Después de un día de trabajo o múltiples responsabilidades, la mejor forma de relajarse se encuentra escondida en una pizza y la comodidad de su cama o la tuya. Olvídense del desastre que harán y concéntrense en disfrutar esa comida tan romántica y casual.

Contarle tus más íntimos secretos: Como bien sabes, en una relación la confianza es primordial. Si aún hay algo que tu chico no sabe, ¡cuéntaselo! Esto les ayudará a romper barreras y conocerse de forma más profunda.

Caminar y besarse bajo la lluvia: Como si se tratara de una película de Hollywood, esta experiencia es una de las predilectas de todas las novias. No hay más: el entorno es perfecto en sí mismo.

Ver un amanecer: La madrugada es el escenario perfecto para dejar de manifiesto su amor, en plena armonía con la naturaleza. Definitivamente, ¡lo tienen que hacer!

Un día sin tecnología: Al menos elijan una jornada para olvidarse del trabajo, el celular y el Facebook. Concéntrense únicamente en disfrutarse, relajarse y vivir sin presiones.

Caminatas nocturnas: Siéntete protegida caminando de la mano con el amor de tu vida. Olvídate por un segundo del coche y deja que el romanticismo de la noche envuelva tu mágica historia de amor.

Tomarse unas fotos hermosas: ¡Claro! No necesitan estar preparando la boda para armar una buena sesión e inmortalizar su romance desde todas las perspectivas posibles.

Elijan a un fotógrafo que entienda por completo su estilo, aparten la tarde de un sábado y dedíquense a disfrutarse. Cuando vean el resultado, se darán cuenta de que valió mucho la pena la experiencia.

Bailar muy pegaditos: Ya sea en su casa o en la calle, deténganse, abrácense y muévanse al ritmo de la música que ustedes mismos inventen.

Olvídense de todos quienes los ven y dedíquense a reír, tener una buena sesión de cariñitos y repetirse muchas veces cuánto se quieren. ¡Wow!

Masajes para los dos: Si son expertos en darlos, ¡háganlo! De otro modo, te recomendamos que agenden una cita en un spa para que se consientan.

Hay muchos lugares que manejan paquetes de tratamientos para las parejas, y ¡qué mejor manera de relajarse!

Véanse, ¡sólo eso! ¿Alguna vez has visto con detenimiento los ojos de tu pareja? Seguro no te has dado cuenta de la belleza que esconden cuando se le dilatan las pupilas al verte.

Si es cierto que los ojos son el espejo del alma, qué mejor que tener una sesión de miradas en donde se digan absolutamente todo.

Notas de amor escondidas: Lo mejor de la vida se esconde en un recadito ultra cursi, ¿o no?

Sorprende a tu pareja con notas de amor escondidas: en su traje, en el baño, en la cocina… Todo rincón es un sitio de lujo para recordarle que lo amas.

Por supuesto, él también tiene que participar.