El verdadero amor llega a tu vida entre los 27 y 35 años

Si te sientes desdichada e incompleta por que tienes 25 años y aun no encuentras el amor de tu vida ten calma no corras, según la ciencia las mujeres encontramos el verdadero amor entre los 27 y 35 años

Amiga si a ti te hablo, tu que llevas años buscando a tu media naranja, a tu príncipe azul, a tu verdadero y único amor y nada más no consigues ni uno ni otro o sea nada; desde ahora estarás muy tranquila, ya que después de que leas este artículo te enteraras que la culpa no es del todo tuya que no eres tú ni es nadie.

No es necesario que te imagines a los 40 años con 20 gatos a tu lado, todavía hay esperanzas, una experta matemática nos hizo ver la luz al final del túnel

Un equipo de científicos hicieron estudios y según dicen esos estudios, el amor tarda más de lo que esperas en llegar y que no lo vas a encontrar en la calle, en una sala de cine, en una cena, en una fiesta, en el trabajo, en la escuela o un partido de fútbol, NO.

Según los resultados de dichas investigaciones concluyeron que tu pareja ideal la encontraras en los momentos más difíciles que tengas que pasar en tu vida.

También te preguntaras, ¿A que edad se supone que va a pasarme esto? Por lo cual tras establecer un patrón de comportamiento y analizarlo, el estudio determinó que el amor llega entre los 27 y 35 años.

Imagina que empiezas a salir con personas a los 15 años y que te quieres casar a los 35. Las matemáticas te dirán que lo que debes hacer con el primer 37 por ciento de tus citas es no tomarlas en cuenta y rechazarlas a todas como prospectos serios para el matrimonio.

Y luego debes elegir a la siguiente persona que llegue y que sea mejor que las anteriores que rechazaste”, finalizó la doctora Hannah Fry, responsable de la investigación.

La experta matemática recomienda que debemos usar los primeros amores para crear una expectativa realista de lo que realmente necesitas de un compañero de vida

La experta asegura que nosotros los humanos seguimos esta estrategia de rechazar a nuestros primeros amores, sin ni siquiera saber que es lo mejor que podemos hacer para nuestra vida amorosa