Ignorar con inteligencia te hará lucir mucho mejor¿Cómo hacerlo?

Ignorar con inteligencia, te hace más sabio

Cada vez que tenemos una discusión queremos ser siempre quien tenga la última palabra, o por lo menos quien tenga las réplicas más mordaces y crueles, o tan bien, las más inteligentes.

Que la otra persona no pueda rebatir ninguno de nuestros argumentos, que aparte de ser ciertos, tienen mucho etilo.

Pero hay algo que sin duda te hará lucir mucho mejor y hará más daño que cien puñales.

Ignorar. Si, así como lo lees. Ignorar con inteligencia puede ser la mejor alternativa. Por eso te decimos como lograrlo y no morir en el intento.

Ignorar con inteligencia, ¿cómo hacerlo?

¿Por qué ignorar puede ser mucho mejor?, y ¿mejor para quién?

Por supuesto que mejor para ti, ya que cuando te centras en un problema invierte demasiada energía en algo que tal vez no vale la pena o que puede resolverse de otra manera mucho más sencilla.

Te enfocas en solo hacer daño, no en resolver, escuchar para responder y no para entender, entonces después de una discusión fuerte, indudablemente saldrás estresada, con dolor de cabeza y seguro no podrás dormir.

Cosas que son dañinas para tu organismo.

En cambio en el momento en que comience a ignorar a esa persona o a ese individuo que te pone fuera de tus casillas dejarás de darle de tu energía positiva y quedarte solo con la carga negativa.

Es fundamental para cada persona encontrar su estado de equilibrio consigo mismo.

Debes saber que cada vez que deseas que a alguien le pase algo malo o le tienes sentimientos negativos en realidad no le estás causando ningún daño a esa persona sino a ti mismo, a quien menos quieres herir.

Por esa razón ya no guardes rencor ni fomentes malos pensamientos. Especialmente en relaciones tormentosas llega un momento de decir basta porque el daño mayor es a ti.

Cuando ignoras estas soltando, estás dejando ir. Bien sea a una emoción negativa, a una persona o a otra cosa.

Ya sea una relación, un trabajo, o cualquier otra circunstancia, no hay salida más elegante e inteligente que ignorar.

Eso sin duda te cura, el alma, el cuerpo y la mente. Te brinda un espacio de paz para ti, para pensar y replantearte nuevas metas y proyectos.

Tu tranquilidad no tiene precio:

Si estás en un trabajo que exige más de lo que puedes darle pregúntate cuanto realmente te está costando tu sueldo, si lo que estas recibiendo es realmente mayor a tu desgaste diario.

Las personas toxicas mejor de lejos:

Es muy fácil reconocerlas porque solo están pendientes de tu vida y no de la de ellos, quieren saber qué haces y controlarte en cada aspecto, los comentarios son los peores y no tienen ninguna atención contigo, ¡despáchalos!

Solo te buscan cuando les interesa:

Cuando las personas te buscan para pedirte un favor y cuando eres tú el que lo necesita no hay nadie para ayudar es cuando te das cuenta de con quien realmente cuentas, esas personas oportunistas es mejor ignorarlas.

La vida es muy corta:

Es muy corta para desgastarse en conversaciones estériles, de donde nada bueno puede salir jamás, entonces, si ya sabes que es así ¿para que dedicarle más tiempo?

Sobre todo no olvides eso, la vida es solo un suspiro, y más vale vivirla tranquilo que atormentándose con personas o situaciones que no aportan, solo restan.